Bienvenidos al blog oficial de la Hermandad del Santísimo Cristo del Sepulcro de Daimiel

Hola amigos cofrades. Sed bienvenidos al blog oficial de nuestra Hermandad en el que podréis disfrutar de la vida y marcha de la Semana Santa en general y de nuestra Hermandad en particular. Además estamos abiertos a tus ideas, aportaciones y sugerencias, siempre desde el respeto y con la intención de mejora.
También podéis aprovechar este blog para poneos en contacto con la Junta Directiva para cualquier duda o aclaración.

domingo, 15 de enero de 2017

EVANGELIO DEL DÍA

15 de enero

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,29-34):

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Ése es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.»

Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo." Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»

Comentario:

Hoy el señor nos pone la figura de Juan, precursor fiel y testigo humilde de su divinidad; viene  Jesús como el salvador, como el cordero de Dios que borra nuestros pecados para no recordarlos más; y aparece el espíritu Santo: Lo necesitamos los cristianos, agradecidos de la salvación que nos ofrece.

En el Nuevo Testamento el término "cordero" se encuentra en más de una ocasión y siempre relacionando a Jesús ...¿Qué significa para la Iglesia, para nosotros hoy, ser discípulos de Jesús cordero de Dios? Significa poner en el sitio de la malicia, la inocencia; en el lugar de la fuerza, el amor; en el lugar de la soberbia, la humildad; en el lugar del prestigio, el servicio.


Imagen realizada por Eduardo Sánchez Aranda


sábado, 7 de enero de 2017

PROCESIÓN DEL SANTO ENTIERRO AÑO 2016

Hola amigos cofrades,

Los Reyes Magos han hecho acto de presencia en nuestra Hermandad, trayéndonos el vídeo de la procesión del Viernes Santo del pasado año. Las imágenes fueron tomadas por las cámaras de Daimiel TV.
Una vez pasada la Navidad, la espera se hace más corta y de esta forma queremos adentrarnos poco a poco en la Semana más esperada del año cofrade.


Un saludo

jueves, 5 de enero de 2017

EPIFANÍA DEL SEÑOR

6  de enero

Lectura del santo evangelio según san Mateo (2,1-12):

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron: En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel”. Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.



Comentario:
 
Celebramos hoy la fiesta de la Epifanía. La fiesta de la manifestación de Dios, de Jesucristo a todas las naciones. Jesucristo, la salvación nace en Israel pero lo es para todos nosotros.

La salvación la tenemos cerca, en Jesucristo, habitando cerca de nosotros, en cualquier iglesia recibimos el perdón en la confesión y al mismo Cristo en la comunión. Pero tenerla cerca no significa recibirla, eso depende de nosotros. Los de cerca (Herodes y judíos de Jerusalén) no reconocen a Jesús, (“Herodes y toda Jerusalén con él se sobresalto”) los de lejos sí. Y es que todos los hombres estamos llamados a creer en Jesús pero dejarle entrar en la vida depende de cada uno.

Para llegar hasta Jesús, para caminar en la vida, Dios nos pone signos. La estrella es un signo de la presencia de Dios y “se paró encima de donde estaba el Niño”, al que busca a Dios, al que quiere seguirle, Dios lo va guiando, lo va llevando en su vida (como a los Magos los llevó hasta Jesús) y a pesar de las dificultades Dios les guiará a buen puerto, hacia la victoria final, que es el cielo.

Otra ayuda importante, es la Biblia, la Palabra de Dios, Herodes pregunta a los estudiosos de la Escritura dónde nacería el Mesías y éstos le responden bien pero Herodes no le encuentra. La Biblia nos puede ayudar en nuestra vida de fe, en las dificultades,….

Pero ni los signos que nos ponga Dios, ni la Escritura nos basta si no estamos dispuestos a “movernos”, caminar hacia Dios. Como los Reyes magos, como Abraham, debemos seguir un camino, salir de nuestra tierra, de nuestra comunidad, de nuestros esquemas, de lo contrario nunca se dará el encuentro con Dios requiere nuestro esfuerzo.

Un esfuerzo para reconocer entre todas las “estrellas” del firmamento la que es de Jesús, los magos descubren la única que vale la pena, la de Jesús y más aun no se quedaron en ella, fueron directos a Jesús. Nosotros también, ante las miles de estrellas de nuestro mundo (comodidad, cuidarse a uno mismo, egoísmo, dinero,…) que nos deslumbran solo Jesús puede ayudarnos a seguir caminando.

Que la Virgen María que tuvo tan cerca a Jesucristo, verdadera luz que alumbra a los hombres nos ayude a encontrarle para que dé luz a nuestras vidas.

La Hermandad del Santísimo Cristo del Sepulcro de Daimiel le desea
un feliz día de Reyes


BAUTISMO DEL SEÑOR

8 de enero

Fiesta del Bautismo del Señor

Lectura del santo evangelio según san Mateo (3,13-17): 

En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole: «Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?»
Jesús le contestó: «Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.» Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. y vino una voz del cielo que decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.»
Reflexión

Comentario:

Con la fiesta del Bautismo del Señor que celebramos en el segundo domingo de Enero se cierra el tiempo de Navidad para introducirnos en la liturgia del tiempo ordinario. En la Navidad y Epifanía hemos celebrado el acontecimiento más determinante de la historia del mundo religioso: Dios ha hecho una opción por nuestra humanidad, por cada uno de nosotros, y se ha revelado como Aquél que nunca nos abandonará a un destino ciego y a la impiedad del mundo. Esa es la fuerza del misterio de la encarnación: la humanidad de nuestro Dios que nos quiere comunicar su divinidad a todos por su Hijo Jesucristo. La escena del Bautismo de Jesús, en los relatos evangélicos, viene a romper el silencio de Nazaret de varios años (se puede calcular en unos treinta). El silencio de Nazaret, sin embargo, es un silencio que se hace palabra, palabra profética y llena de vida, que nos llega en plenitud como anuncio de gracia y liberación.

El Bautismo nos inició en la vida cristiana. Fue un verdadero nacimiento a la vida sobrenatural. Es la nueva vida que predicaron los Apóstoles y de la que habló Jesús a Nicodemo: En verdad te digo que quien no naciera de arriba no podrá entrar en el reino de Dios… Lo que nace de la carne, carne es; pero lo que nace del Espíritu, es espíritu.



miércoles, 4 de enero de 2017

SEGUIMOS CON LA CUENTA ATRÁS

Buenas y felices fiestas Hermanos negros, daimieleños ausentes y amigos cofrades de Daimiel o de otro lugar en general.

Poco a poco reluce el sol en nuestro pueblo, la alegría  y el placer ha crecido en nuestro cuerpo al ver que hace poco hemos contemplado el nacimiento de nuestro Dios. Algunos pensarán que hemos recibido el nacimiento de nuestro Señor hace unos días y ya estamos pensando en su muerte y aunque parezca raro es así.


Ya falta menos para que nuestra Hermandad derroche PIEDAD de una madre al ver y tener a su hijo muerto bajo sus brazos, para que el SEPULCRO, que un día aparecerá vacío tras su resurrección , nos demuestre que hay VIDA después de la muerte y para que nuestros nazarenos negros inunden y empapen de un riguroso luto las calles de nuestra localidad.


¡Sólo quedan 100 DÍAS! Aprovechar porque las 21:00 horas del Viernes Santo está como quien dice: A la vuelta de la esquina.


Un saludo 





domingo, 1 de enero de 2017

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS, SANTORAL DE (EMMANUEL)

1 de enero 2017

JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ

Encontraron a María y a José y al niño. Al cumplirse los ocho días, le pusieron por nombre Jesús, (Emmanuel).

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 2, 16-21

En aquel tiempo los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho. Al cumplirse los ocho días tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

Comentario: 

La iglesia nos hace contemplar la maternidad de María al lado de José, la promesa se cumple en su persona. La Sagrada Familia, Su hijo Jesús nos trae a todo el mundo misericordia y paz.

Guardar en el corazón es la actitud permanente de María. Ella es la contemplativa por excelencia. Lo que guarda es “todo esto”, es decir, lo que la escena le ofrece: a los pastores, que están contando lo que los ángeles les han dicho; a José, que la acompaña y atiende; y al Niño, por supuesto, acostado en el pesebre. Lo que hay fuera, ella lo lleva dentro y es allí donde lo mira cuidadosamente, que eso es contemplar. Y tras la contemplación de María, la alabanza de los pastores –que dan gloria a Dios por todo lo que han visto y oído–. La consecuencia espontánea de la contemplación es siempre la acción de gracias y la proclamación.


Había unos pastores por aquellos contornos que dormían al raso y vigilaban por turno su rebaño durante la noche. De improviso un ángel del Señor se les presentó y la gloria del Señor los rodeó de luz.