Bienvenidos al blog oficial de la Hermandad del Santísimo Cristo del Sepulcro de Daimiel

Hola amigos cofrades. Sed bienvenidos al blog oficial de nuestra Hermandad en el que podréis disfrutar de la vida y marcha de la Semana Santa en general y de nuestra Hermandad en particular. Además estamos abiertos a tus ideas, aportaciones y sugerencias, siempre desde el respeto y con la intención de mejora.
También podéis aprovechar este blog para poneos en contacto con la Junta Directiva para cualquier duda o aclaración.

miércoles, 29 de marzo de 2017

APUNTES HISTÓRICOS DE LA HERMANDAD

   A pesar de la escasa documentación de la  Hermandad, podemos conocer distintos aspectos interesantes que marcan un antes y un después en su historia.
    
   En general, el paso de la guerra civil y el atesoramiento de los libros de las hermandades en  manos privadas, han hecho que la historia de la Semana Santa de Daimiel no se conozca como a muchos nos gustaría, pero podemos vislumbrar sus retazos con la documentación existente.

Origen

   La primera mención de la Hermandad, la encontramos en el Censo de Cofradías que mandó elaborar Carlos III a su ministro, el Conde de Aranda en 1770. En este documento, se cita que la Hermandad tenía sus ordenanzas confirmadas por el Real Consejo de las órdenes el 8 de marzo de 1668. Se dice también, que estaba unida a la parroquia de San Pedro Apóstol, que pertenecía al gremio de los carpinteros y que tenía de gastos 368 reales de vellón, que se repartían por pechería entre los hermanos que la componían.

Antes de la Guerra Civil

    Los documentos más antiguos que se conservan  corresponden al año 1864, donde la Hermandad ya  poseía 207 hermanos y 31 viudas. Del Cristo antiguo se desconoce la autoría, pero según fuentes orales, estaba tallado en madera de raíz de sauco, iba a hombros y la carroza fue realizada por Francisco de Pablo. La procesión era escoltada por unidades de caballería e infantería de la Guardia Civil y en su recorrido, pasaba por el interior de las iglesias, siendo elogiada en la Semana Santa de 1923.


La Guerra Civil (1936-1939)

    Con el estallido de la contienda en 1936, y al estar Daimiel en la zona bajo control republicano, parte de los habitantes desataron su anticlericalismo contra los religiosos que vivían en la localidad y contra las imágenes veneradas en los templos. La imagen del   titular de la Hermandad fue quemada y destruida con todas las imágenes de la iglesia de San Pedro, y el templo pasó a desempeñar funciones de cochera de vehículos y almacenamiento de todo tipo de materiales. Sólo se salvó el Cristillo domiciliario, guardado por Dª María Antonia Córdoba Ráez que vivía en la C/ Arenas nº 47.
   
    La armadura con hornacina y con andas para cuatro porteadores para que procesionara hasta 1948, cuando los hermanos Rivas elaboraron el trono.


Dictadura

   Una vez finalizada la guerra, Dª María Antonia entregó el Cristillo domiciliario al sacerdote de San Pedro, que sería la imagen que saldría en las procesiones hasta la adquisición de una nueva imagen (en la actualidad en paradero desconocido).

   Los años de posguerra fueron años de pobreza, hambrunas y necesidad para todos los daimieleños. Sólo se entiende la rápida adquisición de la imagen del titular de la Hermandad, por la mediación de una figura clave en el mecenazgo e influencia en estos primeros años de reconstrucción de las hermandades de Daimiel, me estoy refiriendo a D. Bernardo Fisac Martín de Bandujo. Él fue quien hizo posible en 1942 la adquisición de la imagen del titular actual (creada por el imaginero Antonio Castillo Lastrucci), y la revitalización de otras Hermandades de  Daimiel. La Imagen Titular de la Hermandad está realizada en madera de cedro y  mide 1,70 metros.


   Con la adquisición del Cristo, se pensó introducir en la herida del costado un trozo de alabastro que    formaba parte de la imagen de la Virgen de las Cruces que había sido destruida, pero al final se le adhirió en el hueco de la espalda para que permanecieran siempre juntos madre e hijo. Lázaro Negrillo Moreno realizó la armadura con hornacina y con andas para cuatro porteadores para que procesionara hasta 1948, cuando los hermanos Rivas elaboraron el trono.

    En 1959, adquirieron mediante cesión el Cristo de la Providencia de San Roque. Al año siguiente Antonio Castillo Lastrucci entregó La Piedad, con trono y faroles. En 1961 se aceptó la propuesta para que la Hermandad del Santísimo Cristo del Consuelo saliera unida con la de los negros, con la condición que los hermanos del Cristo del Consuelo llevasen la misma túnica que los negros, creándose unos lazos de unión entre las hermandades que siguen en la actualidad. Por último, en 1973 se hicieron las gestiones para comprar las potencias del Cristo.


Democracia

     En 1983 se suscribió un acuerdo de colaboración con la Hermandad del Cristo del Consuelo para que en la noche del Viernes Santo, el titular del Consuelo pudiera procesionar con los negros.

    En 1988 se adquirió un San Juan realizado por un imaginero de Almagro (la expresión del rostro no convenció, y se retocó).

Entre 1999 y 2000 se restauró el grupo escultórico de la Piedad en el estudio–taller de restauración del Arzobispado de Madrid de la mano de Raimundo Cruz Solís, Joaquín Cruz Poza y Isabel Poza Villacañas.

    En 2003 se realizó el paso de Nuestra Señora de la Piedad, obra de don Manuel Guzmán Bejarano (Sevilla).

   Ente los años 2006 –2007 el Santísimo Cristo del Sepulcro fue restaurado en el mismo estudio-taller que la Imagen de Nuestra Señora de la Piedad.

   Pasados unos años, en concreto en 2010, la  Hermandad celebró el 50 aniversario de la llegada de la Imagen de Nuestra Señora de la Piedad a la localidad y entre otros actos se realizó un Vía crucis Extraordinario.

   En 2013 las imágenes del Santísimo Cristo del Sepulcro y Nuestra Señora de la Piedad forman parte del Vía crucis Magno celebrado por el año de la Fe en la localidad. Este mismo año y en concreto el día 3 de marzo se inaugura  la Casa de Hermandad.

Jesús Gutiérrez Torres



Imágenes: Cencerrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario